Fuente: Nota publicada en el portal web del diario Clarín el 5 de mayo de 2007.

Link disponible aquí.


La elección porteña: La mayoría coincide el reclamar el traspaso de la Policía.

De derecha a izquierda, pasando por el centro. En la elección porteña de este año, y como nunca antes, la inseguridad atraviesa las campañas de todos los candidatos. ¿Preocupación genuina? Puede ser. Pero, sobre todo, la respuesta a un problema que las encuestas ubican, por lejos, como el que más preocupa a los porteños.

Mauricio Macri, el candidato de PRO, tiene este año propuestas diferenciadas para cada barrio. Todas arrancan con la misma consigna, según puede leerse en su página web: «Usted compartirá que no se puede vivir con temor por un robo o por su vida.

Por eso, para Caballito (o Almagro o Floresta o Belgrano o el que sea) tenemos propuestas. Duplicar la cantidad de policías en la calle, aumentar su capacitación y remuneración». Luego, de acuerdo al barrio, le siguen la limpieza, las inundaciones o el tránsito. Pero la inseguridad va siempre al frente.

En rigor, habrá que decir que Macri es el candidato que más tiempo se ha dedicado a hablar de la cuestión. Empezó con su debut electoral en 2003. El mismo ha sufrido un secuestro que suele recordar. «También secuestraron a la hermana», apunta un colaborador.

La insistencia pública con el problema, aunque no garantice mayor cualidad para resolverlo, le daría cierta ventaja.

Para el sociólogo Artemio López, de la consultora Equis, «además de su discurso, Macri tiene un lugar en el imaginario del electorado porteñoque lo pone en una situación de privilegio. Pero los otros candidatos no pueden ignorar el tema. Sería como transmitir un Boca-River y no hablar de uno de los equipos».

El jefe de Gobierno Jorge Telerman ha demostrado que está dispuesto a hablar de tantos equipos como sea necesario. Y no sólo eso: a fines de marzo decidió convocar a una consulta popular para preguntarles a los porteños si quieren tener una policía propia que conviva con la Federal (que depende de la Nación).

Difícil pensar que el 24 de junio alguien pueda decir que no. Pero un triunfo del sí tampoco garantiza nada en sí mismo, ya que la consulta no es vinculante.

«Fue una buena jugada, más allá de cómo termine. Así Jorge logró neutralizar a Macri», evalúa un colaborador de Telerman.

¿Y Daniel Filmus? Con cuidado, fue dando sus pasos. Primero se reunió con los 53 comisarios porteños. Luego se mostró con diputados y senadores de su partido para avanzar en la derogación de la llamada ley Cafiero. Es la norma que impide que la Ciudad tenga su policía.

La mesura de Filmus habrá que relacionarla no sólo con su estilo. El candidato K es también un ministro de la Nación. Entonces, ¿cómo mostrarse preocupado por la inseguridad sin que esto se tome como una crítica al Gobierno que él integra y que debe encargarse del tema en la Ciudad? ¿Cómo pedir la derogación de la ley Cafiero sin que se vea como un arrebato de campaña, cuando los diputados y senadores K en general fueron reacios a tratar el tema?

Claudio Lozano, diputado de la CTA y también candidato a jefe de Gobierno, critica por igual a Macri, Telerman y Filmus. Y enumera cuatro propuestas para solucionar el tema: traspaso de la policía con depuración, política de desarme, regulación pública de la seguridad privada y mayor autonomía de la justicia porteña.

Patricia Walsh (MST) y Marcelo Ramal (Partido Obrero) están corridos a la izquierda de Lozano. Pero como aspirantes al máximo sillón porteño, ellos también decidieron hablar esta vez de inseguridad. A su manera, dicen que a la policía más que traspasarla hay que investigarla por su accionar represivo.

Por ahora, todas palabras. Pero ante tanta demanda, al que gane le exigirán respuestas. Sea de derecha, izquierda o esté paseando por el centro.