Con una gran convocatoria el martes 22 de agosto se realizó en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA la presentación oficial del Observatorio de Comunicación, Política y Seguridad. Participaron del panel Artemio López, Glenn Postolski, Horacio Cecchi, Natalia Aruguete y Mercedes Calzado.                                                                                               

(Gentileza: Facultad de Ciencias de Sociales de la UBA)

El decano Glenn Postolski y el director de la carrera de Ciencias de la Comunicación Social, Diego de Charras, participaron ayer del lanzamiento del Observatorio de Comunicación, Política y Seguridad, en el aula 06 del Ala Humberto I de la Facultad. Con la presencia de la doctora en Ciencias Sociales por la UBA, especialista en discursos sobre la cuestión criminal e investigadora adjunta del Conicet, Mercedes Calzado, su par por la UNQ Natalia Aruguete, el periodista y profesor de la casa Horacio Cecchi y el encuestador Artemio López, la cita reunió a estudiantes y docentes que trabajan la temática.

Coordinadora e impulsora de la iniciativa, Calzado explicó que “el observatorio es resultado de años de trabajo colectivo, incluso, entre estudiantes y graduados que no se dedican por entero a la actividad académica sino que desarrollan sus tareas en otros ámbitos y dedican el resto de su tiempo al desarrollo de la investigación”. En ese sentido,  explicó que el objetivo es “sistematizar” y “analizar” las estrategias de comunicación política sobre la seguridad en épocas de campaña, tarea que se encara con un corpus nutrido por información que se recaba desde 2007 en el marco de los comicios para elegir jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, diputados nacionales por la Ciudad y, desde 2011, presidente de la Nación.

Luego de manifestar su agradecimiento a los oradores -cuya presencia la llevó a reconocer la mesa como “un panel de lujo”-, repuso también que este espacio es resultado de un proyecto de investigación multidisciplinario formado por comunicólogos, sociólogos y abogados miembros del Instituto de Investigaciones Gino Germani y la Carrera de Ciencias de la Comunicación. Ya en el portal del observatorio, http://www.comunicacionyseguridad.com/, se postula que la intención es relevar “los modos que viene asumiendo el discurso político en torno de la seguridad urbana y las características que esta temática imprime en la agenda política, mediática y ciudadana argentina”, y “se procura desarrollar un mapa conceptual sobre los rasgos discursivos con los que el campo político presenta la inseguridad urbana y los posibles modos de intervención estatal, analizando cómo esta problemática se manifiesta a la hora de votar”.

Cuando tomó la posta, Cecchi proyectó una serie de artículos sobre el pizarrón del aula para deconstruir los defectos de la rutina periodística cuando no se usa el freno de mano ni se presta atención a las palabras que se utilizan en las coberturas. En ese sentido, ejemplificó con la historia del niño vulnerado en sus derechos en el programa televisivo de Jorge Lanata y subrayó la trascendencia de “utilizar la palabra niño en lugar de ‘menor’ porque sus significados son distintos y la discusión que se abre también”.

Artemio López, por su parte, deslizó que el tema “seguridad/inseguridad no fue muy explotado en la reciente campaña electoral”, y celebró la iniciativa del observatorio. Entre análisis y comparaciones sobre caudales electorales, anécdotas de coberturas mediáticas y críticas a las mañas en la comunicación política, sostuvo entre risas: “no es una tarea fácil la que se proponen”.

A su turno, Aruguete problematizó la idea de que la seguridad no fuera tema de campaña, en alusión al caso de la desaparición de Santiago Maldonado tras la represión de Gendarmería a la comunidad mapuche de Cushamen. “¿Eso no es inseguridad?”, se preguntó.

Bajo ese enfoque, repuso que la realidad se construye con la definición que imponen los actores con legitimidad social para establecer los parámetros que la delimitan y le dan forma. Y si bien reconoció que una tapa de Clarín ya no tiene el mismo peso que antaño, por la gimnasia de las audiencias y la proliferación de avances técnicos y el consumo multipantalla, advirtió que en el campo de las redes sociales siguen tallando los mismos que tenían poder, peso e incidencia en el terreno de los medios tradicionales.

Finalmente, Postolski saludó el surgimiento del observatorio y llamó a producir conocimiento que sirva a la elaboración de políticas públicas que tomen la cuestión de la seguridad desde la perspectiva del campo popular. “Tenemos que asumir esa tarea porque no es casual que el gobierno de Cambiemos base su estrategia de comunicación política y construcción de poder en la estigmatización, criminalización y persecución de tres mujeres, como lo son Milagro Sala, presa ilegalmente en Jujuy; Hebe de Bonafini, a quien un juez mandó a buscar por la Policía; y Cristina Fernández de Kirchner, cotidianamente hostigada por las corporaciones mediática y judicial”, concluyó.

Además de Calzado, integran el observatorio Tomás Crespo y Camila Dabat, maestrandos en Comunicación y Cultura por la UBA; Emiliano Delio, maestrando en Periodismo; Emilce Estévez, estudiante avanzada en Sociología; Mariana Fernández; doctoranda en Ciencias Sociales; Juan Pedro Gallardo, licenciado en Ciencias de la Comunicación; Yamila Gómez, doctoranda Ciencias Sociales y magíster en Investigación; Vanesa Lio, doctoranda en Ciencias Socialesy magíster por la Universita di Pisa; Cristian Manchego Cárdenas, estudiante avanzado en Ciencias de la Comunicación; Fiorella Marzullo; estudiante avanzada en Sociología; Grisel Schang, maestranda en Servicios de Comunicación Audiovisual; y Sebastián Van Den Dooren, magíster en Derecho.